Listo para comenzar

Desearía poder decir que la adquisición de riqueza fue fácil para mí, pero no fue así.

De manera que, en respuesta a la pregunta «¿Cómo empiezo?», yo ofrezco el proceso de pensamiento por el que atravieso día a día en forma regular. Realmente es fácil.

Se los aseguro. Es como andar en bicicleta. Después de tambalearse un poco, es pan comido. Pero cuando se trata de dinero, la determinación de atravesar ese momento de inestabilidad es un asunto personal.

Encontrar «el negocio de la vida» de un millón de euros, requiere que invoquemos a nuestro genio personal. Yo creo que todos tenemos un genio financiero dentro de nosotros. El problema es que ese genio propio, yace dormido a la espera de ser despertado. Yace dormido porque nuestra cultura nos ha educado en la creencia de que el amor al dinero es la raíz de todo mal.

Nos han alentado a aprender a desarrollar una profesión para que podamos trabajar por el dinero, pero no han logrado enseñarnos cómo tener dinero trabajando para nosotros. Nos enseñaron a no preocuparnos por nuestro futuro financiero, ya que la empresa para la cual trabajamos, o el gobierno, se harían cargo de nosotros cuando finalizara nuestra etapa laboral. Sin embargo, son nuestros hijos, formados en el mismo sistema educativo, los que van a pagar por ello.

El mensaje aún sigue siendo trabajar arduamente, ganar dinero y gastarlo, y cuando nos quedamos cortos, siempre podemos pedir más, prestado. Desafortunadamente, el 90 por ciento del mundo occidental se adhiere al dogma anterior, simplemente porque resulta más sencillo buscar un empleo y trabajar por el dinero. Si usted no es parte de la masa, le ofrezco los diez pasos siguientes para despertar su genio financiero.

Le ofrezco sencillamente los diez pasos que he seguido personalmente. Si usted desea seguir algunos, ¡grandioso! Si no, invente los suyos. Su genio financiero es lo suficientemente sagaz como para desarrollar su propia lista.
Le ofrezco los diez pasos siguientes como un proceso para desarrollar los poderes que Dios le ha dado. Poderes sobre los cuales, sólo usted tiene control.

1. Necesito una razón más grande que la realidad: La fuerza del espíritu. Si usted le pregunta a la mayoría de las personas si les gustaría ser ricas o financieramente libres, dirían «sí». Pero entonces se afianza la realidad. El camino se ve demasiado largo, con demasiadas colinas para subir. Es más fácil tan sólo trabajar por el dinero, y luego entregar el sobrante a su agente financiero. Es el amor lo qu hace superar las vallas y sacrificios.» Una razón o propósito, es una combinación de «quieros» y «no quieros». Cuando la gente me pregunta cuál es mi razón para querer ser rico, la respuesta es una combinación de «quieros» y «no quieros», profundos y emocionales. Haré una lista con algunos.

Primero los «no quiero», porque de ellos surgen los «quiero». No quiero trabajar toda mi vida. No quiero aquello a lo que mis padres aspiraban, es decir, la seguridad de un empleo y una casa en los suburbios. No me gusta ser empleado. Quiero ser libre de viajar por el mundo y vivir el estilo de vida que amo. Y quiero hacer esto mientras aún soy joven. Quiero simplemente ser libre. Quiero el control sobre mi tiempo y mi vida. Quiero que el dinero trabaje para mí. Esas son mis razones emocionales, profundamente asentadas. ¿Cuáles son las suyas? Si no son lo suficientemente fuertes, puede ser que la realidad del camino por delante sea mayor que sus razones. He perdido dinero y he tenido que volver atrás muchas veces, pero fueron esas profundas razones emocionales las que me mantuvieron de pie, yendo hacia adelante. Yo quería ser libre a la edad de 40 años, pero me tomó hasta los 45, con muchas experiencias de aprendizaje a lo largo del camino. Como ya he dicho, desearía poder decir que fue fácil. No fue así, pero tampoco fue tan duro. Pero, sin una fuerte razón o propósito, todo en la vida es duro. SI USTED NO TIENE UNA RAZON FUERTE, NO TIENE SENTIDO SEGUIR LEYENDO. SONARA COMO DEMASIADO TRABAJO.

2. Elijo diariamente: El poder de elegir. Esa es la mayor razón por la que las personas viven en un país libre. Queremos el poder de elegir. Financieramente, con cada euro que cae en nuestras manos, nos es dado para nuestro futuro, el poder de elegir ser rico, pobre o parte de la clase media. Nuestros hábitos a la hora de gastar, reflejan quiénes somos. La gente pobre simplemente tiene hábitos pobres en su forma de gastar. El beneficio que tuve siendo niño, fue que me encantaba jugar al Monopoly todo el tiempo. Nadie me dijo que el juego era sólo para niños, de manera que seguí jugándolo aún de adulto. Muchas personas eligen no ser ricos. Para el 90 por ciento de la población, ser rico es «demasiada molestia». Así que inventan dichos como «a mí no me interesa el dinero», o «nunca seré rico», o «no tengo que preocuparme porque todavía soy joven», o «cuando gane algo de dinero, recién me preocuparé por mi futuro», o «mi esposo/esposa maneja las finanzas». El problema con esas afirmaciones, es que roban dos cosas a la persona que elige tales pensamientos: una es el tiempo, que es su activo más preciado, y la otra es el aprendizaje. El simple hecho de que usted no tenga dinero, no es excusa para no aprender. Pero, la elección de qué hacemos con nuestro tiempo, nuestro dinero, y qué ponemos dentro de nuestras cabezas, es una elección que todos efectuamos a diario. Ese es nuestro poder de elección. Todos tenemos el poder de elegir. Yo simplemente elegí ser rico, y hago esa elección cada día.

INVIERTA PRIMERO EN EDUCACIÓN: En realidad, el único activo verdadero que usted posee es su mente, la herramienta más poderosa sobre la cual tenemos dominio. A1 igual de lo que dije acerca del poder de elegir, cada uno de nosotros puede elegir qué poner en su cerebro, una vez que seamos lo suficientemente adultos. Usted puede mirar televisión todo el día, o leer revistas de golf, o tomar clases de cerámica, o clases de planificación financiera. Usted elige. La mayoría de las personas simplemente compran inversiones, en lugar de invertir primero en aprender cómo invertir.

La única manera que tengo de acceder a un vasto poder mental, es siendo lo suficientemente humilde como para escuchar o leer lo que ellos tienen para decir. Las personas arrogantes o críticas, son generalmente personas con baja autoestima, que tienen miedo de correr riesgos. Y sepa que si usted aprende algo nuevo, le será necesario cometer errores en orden de poder entender plenamente lo que ha aprendido. Si usted ha leído hasta aquí, la arrogancia no es uno de sus problemas. Las personas arrogantes rara vez leen. ¿Para qué los necesitarían? Ellos son el centro del universo. Hay tantas personas «inteligentes» que argumentan o se defienden cuando una idea nueva está en desacuerdo con su forma de pensar. En este caso, la así llamada «inteligencia» combinada con «arrogancia» es igual a «ignorancia».

Todos conocemos personas con alto nivel de educación, o que creen ser muy listas, pero cuyas hojas de balance muestran una imagen diferente. Una persona verdaderamente inteligente recibe bien las nuevas ideas, porque pueden sumar a la sinergía de las otras ideas acumuladas. Escuchar es más importante que hablar. Si eso no fuera cierto, Dios no nos hubiera dado dos orejas y una sola boca. Demasiada gente piensa con su boca, en lugar de escuchar para absorber nuevas ideas y posibilidades. Ellos argumentan, en lugar de formular preguntas. Pienso profundamente en mi riqueza.

No adhiero a la mentalidad «hazte rico rápidamente» que tiene la mayoría de los jugadores de lotería o los apostadores de casinos. Puedo entrar y salir del mercado de valores, pero apuesto a la educación. Si desea pilotear un avión, mi consejo es que primero tome lecciones. Siempre me impresiona la gente que compra acciones o propiedades, pero nunca invierten en su mayor activo: su mente. Haber comprado sólo una o dos casas, no lo hace a usted un experto en bienes raíces.

3. Elija a sus amigos cuidadosamente: El poder de la asociación. Antes que nada, yo no elijo a mis amigos por su estado financiero. Tengo amigos que verdaderamente han hecho votos de pobreza, así como amigos que ganan millones por año. El punto es que yo aprendo de todos ellos, y hago conscientemente el esfuerzo de aprender de ellos. Ahora bien, debo admitir que hay personas a las cuales verdaderamente busqué porque tenían dinero. Pero yo no estaba detrás de su dinero; estaba buscando sus conocimientos.

En algunos casos, estas personas adineradas se han convertido en amigos íntimos, pero no todos. Pero existe una distinción que me gustaría señalar. He notado que mis amigos con dinero hablan de dinero. Y no quiero decir que se jactan. Están interesados en el tema. De manera que aprendo de ellos, y ellos aprenden de mí. Mis amigos, los que sé que están en serios aprietos financieros, no quieren hablar de dinero, negocios o inversiones. A menudo lo ven como tosco o poco intelectual. Así que también aprendo de esos amigos que luchan financieramente. Descubro qué no hacer.

Tengo algunos amigos que han generado más de un millón de dólares en su corta vida. Los tres reportan el mismo fenómeno: sus amigos que no tienen dinero, jamás han venido a preguntarles cómo lo han hecho. Pero sí han venido a pedir una de estas dos cosas: a) un préstamo, y b) un empleo. UNA ADVERTENCIA: No escuche a la gente pobre o temerosa. Yo tengo amigos así, y los quiero entrañablemente, pero ellos son los «Gallinetas» de la vida. Cuando se trata de dinero, en especial de inversiones, «el cielo siempre se está cayendo». Ellos siempre pueden decirle por qué algo no va a funcionar.

El problema es que la gente los escucha, pero esa gente que acepta ciegamente información fatal y pesimista, también es «Gallineta». Como expresa el viejo dicho «las aves de un mismo plumaje se juntan». Un experto dirá que el mercado está a punto de colapsar, mientras que otro dirá que en realidad está a punto de explotar. Si usted es listo, escuchará a ambos. Mantenga su mente abierta porque ambos tienen puntos válidos. Desafortunadamente, la mayoría de la gente pobre escucha a los «Gallinetas». He tenido otros amigos íntimos que han tratado de que yo abandone algún negocio o inversión.

Si un gran negocio está en primera plana, en la mayoría de los casos ya es demasiado tarde. Los inversores inteligentes no se dejan arrastrar por los mercados. Si pierden una oportunidad, detectan la siguiente y se ponen en posición. Esto resulta difícil para muchos inversores porque comprar algo que no es popular los atemoriza. Los inversores tímidos son como ovejas avanzando con el rebaño. O bien su codicia los retiene, cuando los inversores más sabios ya han obtenido sus ganancias y se retiraron. Los inversores sabios invierten cuando la inversión aún no es popular.

Saben que la ganancia se hace al comprar, y no al vender. Esperan pacientemente. Como ya dije, no se dejan arrastrar. Se trata de «comercio desde adentro» (con información). Existen formas ilegales de «comercio desde adentro», pero también hay formas legales. De cualquiera de las dos maneras, se trata de «comercializar desde adentro». La única diferencia es ¿cuán lejos se encuentra usted del interior? La razón por la que es deseable tener amigos ricos que están cerca del interior, es que es allí donde se gana el dinero. Se gana en base a información. Usted necesita oír acerca del próximo boom, lograr entrar, y salir antes de la próxima quiebra. No estoy diciendo que lo haga en forma ilegal, pero, cuanto más rápido se entere, mejores son sus chances de obtener beneficios con mínimos riesgos. Por eso necesita amigos. Y eso, es inteligencia financiera.

4. Domine una fórmula y luego aprenda una nueva: El poder de aprender rápidamente. Su mente es tan poderosa, que usted se convierte en lo que introduce en su cabeza. Cuando se trata de dinero, las masas generalmente tienen una fórmula básica que aprendieron en el colegio. Y esa fórmula es: trabaja por el dinero. La fórmula que veo predominar en el mundo es que todos los días, millones de personas se levantan y van a trabajar, gana n dinero, pagan deudas, mantienen el balance de sus cuentas, invierten un poco en algún fondo común, y vuelven a trabajar.

Esa es la fórmula básica -o receta. Si está cansado de lo que está haciendo, o no está ganando lo suficiente, se trata simplemente de un caso de cambiar la fórmula a través de la cual gana dinero. En mucho de los casos, no utilice en forma directa la información aprendida, pero siempre aprenda algo nuevo. Yo siempre busco una fórmula más veloz. Y esa es la razón por la cual, sobre una base bastante regular, he podido ganar más en un día de le que mucha gente ahorraría en toda su vida. Otra acotación. En el rápidamente cambiante mundo actual, ya no cuenta tanto lo que usted sabe, porque a menudo su conocimiento ya es obsoleto. Lo que hoy cuenta es la velocidad con que aprende. Esa habilidad no tiene precio. Es impagable a la hora de encontrar fórmulas más veloces. Trabajar arduamente por el dinero, es una antigua fórmula nacida en la época del hombre de las cavernas.

5. Páguese a usted primero: El poder de la autodisciplina. Si no puede tener control sobre sí mismo, no trate de hacerse rico. Quizás primero deba elegir formar parte del Cuerpo de la Marina o de alguna orden religiosa, para poder tomar el control sobre sí mismo. No tiene sentido invertir, ganar dinero, y dejarlo volar.

La falta de autodisciplina es la causa por la cual la mayoría de los ganadores de loterías quiebran, aún poco tiempo después de haber ganado millones. La falta de autodisciplina es la causa de que las personas que reciben un aumento, salgan inmediatamente a comprar un nuevo automóvil o a tomar un crucero. Resulta difícil decir cuál de los diez pasos es el más importante. Pero de todos, este paso es probablemente el más difícil de dominar. Me aventuraré a decir que la falta de autodisciplina personal es el factor delineante Nº 1 entre los ricos, los pobres, y la clase media.

Puesto de forma simple, las personas que tienen baja autoestima poca tolerancia a la presión financiera, jamás, y lo digo enfáticamente jamás podrán ser ricos. El mundo pone a prueba a las personas, no porque otros sean abusadores, sino porque el individuo carece de control interno y disciplina. La gente que no tiene fortaleza interior, a menudo pasa a ser víctima de quienes poseen autodisciplina. No hay que enfocarse en su producto o servicio sino en desarrollar sus capacidades de gestión. Las tres habilidades de gestión necesarias para iniciar su propio negocio son:
a. Administración del flujo de dinero en efectivo.
b. Gerenciamiento de la gente.
c. Manejo de su tiempo.
Y diría que, la capacidad de gestionar exitosamente estas tres área es aplicable a todos, no solamente a los empresarios. Las tres tienen importancia en la manera en que desarrolla su vida como individuo, o como parte de una familia, un negocio, una organización de caridad, una ciudad, o una nación. Cada una de estas habilidades, se ve acrecentada por el dominio de la autodisciplina. Yo no tomo a la ligera el dicho «páguese a usted primero». De manera que, comparemos el extracto de cuenta de las personas que se pagan a sí mismos primero con el de quienes no lo hacen.

Publicado por empresaenpareja

Alcanza tus sueños en la mejor compañía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: